Sobre la incapacidad de amar

El amor romántico o inconsciente, poco tiene que ver con el amor verdadero. Esa confusión es la causa de muchos conflictos en las relaciones personales. El romanticismo es idealización, apego o pura necesidad del otro; y la necesidad es una falta de amor severa hacia la persona que se dice amar. La concepción romántica del amor ha creado muchos problemas a hombres y mujeres que han sido víctimas de sus propias fantasías. Esto no significa que no convenga ser afectuosos, cariñosos, atentos, tiernos, detallistas, cálidos, suaves, entregados con las personas con las que nos relacionamos. Quiere decir que siendo únicamente conscientes de en qué hemos convertido las relaciones, podemos construirlas sanas y conscientes. Las relaciones que funcionan son conscientes (maduras emocionalmente) y se establecen entre dos personas que se sienten completas, porque no creen que les falte su “media naranja”; se sienten una naranja completa. Las personas conscientes no se relacionan para completar sus supuestos vacios, ni para mitigar la necesidad de estar en compañía. Cuando dos personas se encuentran y se reconocen completas en sí mismas y no necesitadas, las relaciones fluyen.
El pasado 1 de agosto entró en vigor el tratado de Estambul, el convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres, es el tratado internacional de mayor alcance para hacer frente a la violencia machista. Está centrado en la detección, prevención y lucha contra todas las formas de violencia sobre las mujeres, desde el maltrato a manos de su pareja o expareja hasta el matrimonio forzoso, la mutilación genital femenina o la trata con fines de explotación. Compromete al Estado que lo ratifica a adoptar medidas legislativas, punitivas, de información y de sensibilización para perseguir estos delitos y proteger a las víctimas.
Entre sus objetivos destaca la protección de las mujeres, la prevención y la persecución de los responsables “para contribuir a la eliminación de la discriminación y promover la igualdad real”, empezando desde el propio sistema educativo, erradicando prejuicios y estereotipos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s