No eres un ángel, eres un imbécil. Rosa Montero.

Los celos no son un signo de amor. Para erradicar la violencia en la convivencia, hay que desmitificar el perverso romanticismo del sufrimiento.

Resultado de imagen de angeles masculinosEntre el torrente  televisivo de anuncios de perfumes de las pasadas Navidades sobresalía uno especialmente mostrenco. Voy a resumir la historia, aunque no diré la marca porque no quiero hacerles propaganda. Chico guapo le dice a chica bella: “Un día me amarás y otro me odiarás. Nunca sabrás dónde estoy ni dónde vivo. No soy un ángel. Ahora ya lo sabes”, ante lo cual la bella se derrite de pasión y le morrea ávidamente. O sea, otro cansino guiño al supuesto atractivo de los chicos malotes, otra frívola y petarda exaltación de los hombres dañinos tipo sombras de Grey. El mensaje es: ¿Te hace sufrir? Guau, qué tipazo tan interesante, eso sí que es pasión, intensidad y amor de película.

 

Más:https://elpais.com/elpais/2018/01/15/eps/1516033521_588715.html

¿Lo suficientemente hombre?

Cámbiate

Justin Baldoni quiere comenzar un diálogo con hombres sobre la redefinición de la masculinidad, para descubrir formas de ser no solo hombres buenos sino buenos humanos. En una conversación cálida y personal, Baldoni comparte su esfuerzo por reconciliar quien es con quien el mundo dice que debe ser un hombre. Y lanza un desafío a los hombres: “A ver si pueden usar las mismas cualidades que les hacen sentir hombres para ir más allá”, dice Baldoni. “La fuerza, la valentía, la dureza: ¿Son lo suficientemente valientes como para ser también vulnerables? ¿Son lo suficientemente fuertes como para ser sensibles? ¿Tienen la suficiente confianza para escuchar a las mujeres de su vida?”

Ver la entrada original

“ESO NO ES AMOR”. Marina Marroquí.

  • Marina Marroquí sufrió violencia machista de los 15 a los 19 años. Presidenta de la Asociación Ilicitana Contra la Violencia de Género (AIVIG).

    Marina Marroquí transmite una seguridad, una fuerza y un entusiasmo Resultado de imagen de esto no es amor marina marroquiextraordinarios. También contagiosos. Por eso, y por muchísimas otras razones, conecta tan bien con los adolescentes, a los que se ha propuesto enseñar a crecer en la igualdad y, en la medida de lo posible, darles algunas herramientas para saber detectar la violencia de género, huir de ella y desenmascararla. “Mi objetivo es su detección precoz y de manera práctica”, afirma.

    Sabe de lo que habla porque, desgraciadamente, sufrió violencia machista de los 15 a los 19 años. Los siete años posteriores no dijo nada: “Ni lo conté ni denuncié. Hice todo lo que no se debe hacer”.

    Hasta que un día explicó su terrible historia y decidió hacer todo lo posible para que esa historia no sea también la de otras chicas. Estudió Educación Social, creo la Asociación Ilicitana Contra la Violencia de Género (AIVIG) y se ha especializado en dar talleres a adolescentes sobre violencia de género. “En estos talleres tenemos una tasa de detección del 8%, lo que se traduce en que nunca me he ido de uno sin que alguien venga al final y me diga que está viviendo eso y que necesita salir. En 2016 se impartió a más de 12.000 chavales. Extrapola el 8%. Son muchos los casos con los que te encuentras”, cuenta Marroquí, que ha decidido convertir el contenido de esas clases en un libro publicado por Destino con el esclarecedor título ‘Eso no es amor: 30 retos para trabajar la igualdad’.

Más: http://www.revistagq.com/noticias/politica/articulos/marina-marroqui-eso-no-es-amor-violencia-de-genero/26193