Una historia (difícil) de perdón

Cámbiate

Más allá de si el merecía mi perdón, yo merezco la paz
Thordis Elva

Les confieso algo. Compartir algo como lo que pueden ver a continuación es, para mi, un ejercicio muy difícil de compasión. Respetar a Thordis, es fácil. Todos nos identificamos con la víctima. Hacerlo con su violador, no lo es.
Por esto he decidido proponerles que vean esta conferencia, hasta el final. Luego, tomen la decisión que quieran. Opinen. En mi caso, todavía estoy rumiándolo.

En 1996, Thordis Elva tuvo un romance adolescente con Tom Stranger, un estudiante de intercambio originario de Australia. Después de un baile escolar, Tom violó a Thordis, para después estar separados por muchos años. En esta charla extraordinaria, Elva y Stranger hablan sobre los años de vergüenza y silencio, y nos invitan a discutir el omnipresente problema global de la violencia sexual de una forma nueva y honesta. Para preguntas y respuestas…

Ver la entrada original 7 palabras más

Anuncios

Te quiero, pero no te aguanto.

Resultado de imagen de no te aguanto masAlejarnos de las personas que nos hacen daño nos libera de vínculos carentes de sentido. Pero antes de hacerlo hay que saber elegir el momento y el tono adecuados.La mayoría  hemos sido educados para gustar y complacer a todo el mundo, o al menos para intentarlo. Sin embargo, en el extremo opuesto, nos cuesta saber qué hacer cuando nos sentimos incómodos ante una determinada persona o grupo. ¿Cómo rechazar a alguien sin que se sienta herido? ¿Existe alguna manera de cortar un vínculo que se ha vuelto tóxico sin provocar una guerra? Francesc Miralles

Más:http://elpaissemanal.elpais.com/confidencias/te-quiero-no-te-aguanto/

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?

Cámbiate

En el amor, caemos. Nos abruma, nos extasía. Ardemos de pasión. El amor nos vuelve locos y nos enferma. Nuestros corazones duelen y se parten. Hablar de amor de esta manera nos da la guía de cómo vivirlo, dice Mandy Len Catron. En esta charla, para cualquiera que se haya enamorado locamente, Catron refleja una metafora diferente de amar que puede que nos ayude a encontrar la felicidad… y con menos sufrimiento.

Ver la entrada original