Disculpen las molestias, no están matando.

A pesar de los rumores que habían circulado todo el día por las redes sociales de un posible desalojo de las mujeres que llevan diez días en huelga de hambre en la en la Puerta del Sol, estas se quedan. Las que se van son las de las tiendas que se estaban añadiendo para apoyarlas.

El Ayuntamiento de Madrid tiene que ser el medio por el cual estás mujeres puedan reunirse con los partidos políticos, y hacer realidad un gran pacto contra la violencia de género.

Las mujeres no pueden seguir sufriendo violencia, ya sea física o psicológica. Es necesario y urgente un gran pacto para acabar con esta lacra, que está dejando por el camino a miles de mujeres asesinadas, a cientos de niños y niñas huérfanos y destruyendo familias que no saben o no pueden reaccionar a tiempo, antes de encontrarse con el drama definitivo de tener que enterrar a sus mujeres.

Anuncios

“Verdaderos padres”. Rosa Montero

AResultado de imagen de padres veces, como hoy, siento un cansancio infinito cuando me pongo a pensar en el tema del sexismo. Llevo toda la vida teniendo que pelearme contra los estereotipos de género, los del entorno y los que yo misma arrastro, puesto que todos hemos sido educados en el machismo. Me recuerdo con 19 años buscando trabajo como periodista al final del franquismo y recibiendo la desfachatada respuesta de que no contrataban mujeres (por entonces hacer eso no era ilegal). Hasta mayo de 1970, la mujer casada en España no podía abrir una cuenta en un banco, comprarse un coche, sacarse el pasaporte o empezar a trabajar sin el permiso del marido, que además podía cobrar el salario de su esposa. Esta legislación brutal nos educó a muchas españolas en el aborrecimiento del matrimonio.

Más: Verdaderos padres

Un padre mata a su bebé al tirarse con ella por una ventana del hospital de La Paz.

“Me las has jugado, me la has jugado, me la has jugado”. Estas son las últimas palabras que ha pronunciado Vladimir V. I., de 27 años , antes de arrojarse al vacío con su hija de un año desde la segunda planta del hospital infantil La Paz, en Madrid, situada a una altura de unos 12 metros (el equivalente a un cuarto piso). Según fuentes de la investigación, el hombre se ha arrojado desde la ventana que da a un patio interior del centro sanitario tras mantener en la misma habitación una fuerte discusión con su pareja. Una persona entró en la habitación alertada por los gritos para ver qué ocurría y vio al hombre saltando por la ventana con la bebé cogida en brazos. Ambos fallecieron prácticamente en el acto.

Más información: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/02/03/madrid/1486113315_931683.html