Becas “Soledad Cazorla” para huérfanos víctimas de violencia de género

Educación, prevención, justicia y reparación condensan el espíritu del Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla Prieto, destinado a los huérfanos de mujeres víctimas de la violencia machista, que han sido los grandes olvidados hasta ahora de estos crímenes, unos 200 niños en los tres últimos años.

Estas ayudas surgen por iniciativa de la familia de Soledad Cazorla, ya fallecida, con el compromiso de la Fundación Mujeres para la protección y el apoyo de los hijos de las víctimas y como homenaje a la que fuera fiscal de sala contra la violencia machista.

Las becas intentan “reparar, al menos en parte”, el daño sufrido por los niños mediante ayudas económicas para estudios universitarios o refuerzos educativos y psicológicos en la edad escolar y se gestionarán en la webwww.fundacionmujeres.es/becassoledadcazorla/

La familia de Cazorla aportará 125.000 euros en cinco años y Telefónica también se ha comprometido a mantener una donación constante durante ese período. Este primer año se prevé que se concedan las primeras ocho o diez becas, según los requisitos que cumplan los solicitantes.

Becas Soledad Cazorla para los ‘olvidados’ de la violencia machista

Anuncios

Por un San Fermin sin agresiones sexistas.

El Ayuntamiento de Pamplona,  quiere erradicar las agresiones sexistas que se repiten desde hace años en los ‘sanfermines’. Por ello, el Consejo Municipal de la Mujer del Consistorio Resultado de imagen de agresiones sexistas en san ferminpamplonica ha puesto en marcha una campaña “por unas fiestas libres de agresiones sexistas” que se materializa en acciones divulgativas y un mayor despliegue policial para evitar este tipo de comportamientos. Una campaña que empieza desde antes de llegar a Pamplona, con el reparto de folletos informativos en los trenes de alta velocidad y otros medios de transporte en los que acude el millón de personas que conforma la población de la capital navarra durante estos días de desenfreno. “No a miradas que ‘desnudan’, a silbidos ni chistados. No a incordiar con preguntas tontas como: ‘¿A dónde vas tan sola?’ No a invitaciones insistentes como ‘¡Te invito a un pote por cojones!’ No a que cualquiera opine sobre tu cuerpo. No a las bromas sexistas. No a sobar a las mujeres como si fueran parte del territorio público de la fiesta”. Son algunos de los vetos que marca la campaña, que hace énfasis en eliminar “las relaciones irrespetuosas, agresivas o violentas, sean de las intensidad que sean, que limitan la libertad de las mujeres y pueden poner en riesgo su vida”.

San Fermín: se acabó el manoseo